Happy Kids” te enseña

FUNDAMENTO

El niño, desde edad temprana, necesita participar de muchas y variadas experiencias dentro de su ambiente para poder construir desde si mismo sus estructuras cognitivas y desarrollar su creatividad.

La curiosidad, la capacidad para sorprenderse, la búsqueda, la atención, el interés personal y el placer por conocer, se manifiestan de manera constante y permanente en él y así va construyendo en una práctica diaria el conocimiento del mundo que lo rodea.

Estos procesos característicos del comportamiento infantil se denominan de investigación Natural.

Mediante la exploración y manipulación de los objetos, el niño construye las primeras representaciones: forma, color, tamaño, espacio, tiempo. Se expresa gestualmente, se comunica verbalmente y va formando representaciones mentales que le permiten la generalización de datos y de las informaciones comenzadas a sistematizar lo aprendido.

Esto significa que el aprendizaje, es un proceso activo donde el organismo construye algo internamente, y se logra como resultado de una interacción ente el sujeto cognoscente (el niño) y los objetos de su zona de desarrollo próximo.

CONQUISTANDO LA TRIDIMENSION

Toda actividad del niño nace de la necesidad de investigar, esta forma de “exploración” es natural en él. Agujerear  con sus dedos, ensamblar objetos, dejar huellas en el barro, apilar, etc., son acciones que realiza con objetos y materiales que se convierten progresivamente en actividades creadoras. El maestro es el que podrá posibilitar estas actividades acompañando en su desarrollo, valorando su trabajo para que pueda ir enriqueciendo en la búsqueda de mejores logros.

El niño juega espontáneamente con arena, barro, otros objetos y materiales. El contacto con los mismos lo lleva a explorar e investigar sus propiedades. Con unos podrá moldear, triturar, escurrirlos entre sus dedos y llegar a modificar su forma primitiva; con otros podrá apilar, alinear y construir, dejando en ellos una huella de sí mismo, de su personalidad y despertando la creatividad en su búsqueda de poder dominar y someter los materiales a sus necesidades.

El niño va explorando los materiales para el logro de la tridimension, del volumen (por ejemplo, haciendo bolitas con la miga de pan), de la misma manera que va desarrollando su pensamiento, desde las estructuras más simples a las más complejas.

En este proceso el niño ira evolucionando, y lograra mejores resultados día a día, mejorando su técnica, y expresándose de esta manera de forma mucho más armónica.

Esa exploración le permite ir reconociendo las características y propiedades de objetos y materiales, y su ubicación en el espacio.

El goce que siente el niño cuando amasa o cuando construye son sensaciones de “poder “que le piden “más” y “mejor” acción.

En sus primeros trabajos vemos que la tridimension ya existe en el niño, pero en cuanto a una dimensión “real” aquí y ahora.

Esta tercera dimensión existe en la acción, en el juego con objetos y materiales, no como conceptualización.

Amasar y modelar en un juego espontaneo que aparece solo y desde edades muy tempranas. Para el niño, lo importante es la actividad, el juego que realiza con el material, la elaboración del producto y no el resultado u objeto obtenido.

Como docentes, tendremos en cuenta el proceso que lleva al modelado, de él depende el resultado del mismo.

Autor: Lic. María Cristina Grillo

About Author

Related posts

LAS MARIONETAS COMO RECURSO EDUCATIVO PARA LOS NIÑ@S

HAPPY KIDS TE ENSEÑAGRUPO: ABEJITAS FECHA: 16 DE OCTUBRE DEL 2020 Las marionetas son juguetes infantiles que no han pasado de moda. Los niños los han utilizado de generación en generación como juguete para pasar un rato entretenido inventando historias y creando situaciones. Y los padres han llevado a...

Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *