Todo ser humano suele reaccionar como estado natural a ciertos estímulos. A muchas de esas reacciones derivan al miedo. Para los niños es más complicado controlarlo porque es una reacción en desarrollo por ello los padres y quienes estén a su cuidado deben saber ciertos puntos para manejar de forma que no creen fobias de por vida, o sencillamente que el niño no controle una reacción que a veces puede ser de supervivencia y en otros casos de enfrentarse a algo nuevo.

¿Qué les provoca miedo?

  • Ruidos fuertes: la batidora, aspiradora, los cohetes, los globos que explotan.
  • Desconocidos: la propia sombra el mar, caretas.
  • La oscuridad
  • La pérdida súbita de apoyo
  • Determinados animales.
  • El dolor, la sangre.
  • Elementos de los hospitales (si a tenidos alguna experiencia dolorosa en ellos)
  • Cuerpos inmóviles que tiene vida.
  • Determinados rasgos de personas (ejemplo: barba, gafas, pinturas, etc.)

Que debemos evitar:

  • Cuidar los modelos que le presentamos.
  • No amenazar con cosas temerosas (que viene el coco)
  • Educarle para que sea prudente con lo peligroso. ejemplo: incendios, el mar, etc.
  • Mo ser súper protectores. Evitando todo estimulo amenazante de miedo.
  • Cuidar las películas o videos, (los dibujos animados).
  • Desdramatizar las situaciones peligrosas de la vida.
  • Actuar siempre con la mayor tranquilidad posible.
  • No reírnos de su reacción. No permitir que los demás se rían de él.
  • No compárale con otros niños que no tiene miedo.
  • No criticarle o castigarle por tener miedo.
  • No hacer público los comportamientos de miedo del niño.
  • No forzarle de manejar bruscas a afrontar los estímulos de miedo.
  • No amenazarle con el estímulo al que tiene miedo.

Como reaccionar ante los miedos

  • Actuar con tranquilidad si esta con la respuesta de miedo.
  • Hablar con tonos bajos, ritmos y movimientos pausados.
  • Dar apoyo afectivo, y siempre que sea posible, contacto físico.
  • Entrenar con juegos comportamientos correctos de reacción.
  • Dejar que se enfrente a los pequeños miedos que se acostumbre el solo.
  • Felicitarlo (a) por cualquier avance en la superación de sus miedos.
  • Convencerlos (a) de que no hay que avergonzarse por tener miedo a algo. Utilizarse frases como yo también tengo miedo a ….
  • Ofrecer modelos correctos de cómo actuar.
  • Ir aproximándole al estímulo provocados de miedo de forma progresiva y siempre en un ambiente de agrado y bienestar del niño.

Esperamos que esta lectura sea un apoyo para ustedes así como para sus hijos/as.

About Author

Related posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *