MORDER: POR QUE OCURRE Y QUE PUEDES HACER

En el inicio del jardín puede ser frecuente la conducta de morder en algunos/as niños/as. Esta conducta suele desaparecer cuando ellos/as superan el periodo de adaptación. Para una educadora del jardín infantil, una de las tareas más desagradable es la de explicar a los padres o abuelos que el/la niño/a, ha mordido o ha recibido un mordisco de otro compañero/a.

En el primer caso los padres suelen pensar en lo dulce que es su pequeño/a y creen que si su hijo/a se relaciona con otros/as niños/as en el jardín. Puede que no sea beneficioso para él o ella. En el segundo caso, los padres pueden pensar que la responsabilidad del suceso es de la educadora que no ha sabido controlar y evitar la situación.

Las preocupaciones de los dos casos, aunque no son correctos, son lógicos, ¿Por qué? Antes de acudir al jardín, el niño/a solo tiene contacto con otros/as niños/as en los encuentros entre amigos y familiares, y siempre bajo la atención de adultos. La verdadera relación social con iguales solo empieza cuando e/la niño/a inicia su escolarización. Acostumbrado a ser el centro de atenciones en la casa, el /la niño/a tendrá que aprender a compartir la atención, el espacio y los juguetes en el jardín, y es lógico que en algunos casos llegue a desarrollar conductas más agresivas para competir con los/as demás niños/as por la atención y los juguetes.

Porque muerden algunos niños

Al principio es normal que los/as niños/as pequeños/as especialmente a los que comprenden entre 1 a 2 años. Empiecen a llorar para conseguir la atención de las educadoras. Es la forma de pedirles algo. También es posible que empiecen a morder todo, sin la intención de hacer daño, para aliviar la tensión por la salida de algún diente. Y como se encuentra en la fase oral, es normal que empiecen a llevar todo a la boca. La boca está relacionada con las muestras de cariño. Ellos/as no se dan cuenta de que cuando muerden pueden hacer daño hasta que las educadoras les hagan entender. Algunos/as niños/as muerden porque se sienten ansiosos/as y/o celosos/as. Los/as niños/as dejan de morder cuando son corregidos y cuando empiezan a desarrollar el lenguaje para relacionarse, y así solucionar sus problemas de una manera adecuada. Si a los 3 años de edad, el/la niño/a continua mordiendo a otros/as niños/as, debemos enseñarle a pensar en lo que ha hecho. Los/as niños/as deben aprender a pedir perdón.

Que se debe hacer en el caso de un/a niño/a que muerde

  • Inmediatamente dile “NO”, en un tono calmado pero firme y con desaprobación. No hace falta gritos ni ofensas.
  • Apártalo de los/as demás niños/as. Así notara que su actitud no les agrada.
  • No muerdas al/la niño/a para mostrarle cómo se siente cuando lo muerden. Esto le enseñara a que tenga un comportamiento agresivo.

ACTIVIDAD:

Queridos papitos comentar si su pequeño se encuentra en esta etapa y como manejan estas situaciones.

About Author

Related posts

Enseña a tus hijos a controlar la frustración

La frustración es una sensación muy común que todos hemos experimentado alguna vez y que puede llegar a controlar nuestra conducta y nos hace abandonar las metas y puede tener graves consecuencias como la depresión o la soledad. Es muy importante enseñar a los niños a controlar la frustración,...

Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *