QUE HACER CUANDO UN NIÑO TE DICE «NO PUEDO»

El peque está en una etapa. Ya se expresa bastante bien, y eso nos ayuda a responder mucho mejor a sus necesidades.

Últimamente he tenido que lidiar bastante con el “No puedo” “no sabo” (como dice el peque). No es fácil, pero creo que es cuestión de buscar equilibrio.

La frustración en los niños pequeños, en su justa medida, no es mala. Forma parte de las experiencias vitales que les ayuda a evolucionar.

Tenemos que encontrar un equilibrio sano entre la frustración y la sobreprotección del niño.

Un niño sobreprotegido es un niño limitado. Un niño coartado. La naturaleza humana es muy sabia. Hace que evolucionemos y aprendamos de cada experiencia, de cada fracaso, de cada error, de cada fallo. Pero si pretendemos proteger tanto al niño para que no sufra, para que no se caiga, para que no se manche, para que no se equivoque.

Estaremos poniendo una zancadilla imaginaria a su desarrollo.

Los seres humanos aprendemos y evolucionamos según las experiencias que vivimos. Aprendemos de nuestros errores, de nuestras caídas, de nuestros fracasos.

¿Por qué se produce la frustración en niños pequeños?

  • Porque se enfrentan a retos para los que no están preparados
  • Porque fracasan por primera vez
  • Porque no tienen todo lo que quieren
  • Porque tienen que aprender a aceptar que el mundo no gira en torno a ellos

¿Qué hacer cuando un niño nos dice “No puedo”?

  1. Valoramos la dificultad del reto al que se está enfrentando según su desarrollo.
  2. Le damos palabras de apoyo; de ánimo “Vamos que ya te falta muy poquito”. “¡Animo!.. ya casi lo tienes”.
  3. Le preguntamos; tratamos de desviar la frustración y que se concentre en su reto.
  4. Respetamos sus tiempos; los niños no tienen la soltura que tenemos los adultos para vestirse, comer, lavarse las manos…

Tenemos que darles su tiempo antes de invertir. Las mamis tenemos un impulso, difícil de controlar, que nos lleva a querer hacer todo por nuestros peques, pero más vale que haga algo y no quede perfecto a que estés toda la vida haciendo por él.

5. No nos enfadamos; no hay que enfadarse ante los fracasos de un niño. Se trata de animarle, apoyarle, ponernos en su lugar. Positivizar el fracaso. “Tranquilo, ahora no te ha salido, pero mañana podemos intentarlo otra vez juntos, poco a poco lo iras aprendiendo”.

6. Dar ejemplo; la actitud que tomemos nosotros mismos antes nuestros propios fracasos, como adultos, ira enseñando al niño como afrontar situaciones y problemas.

¿Si mi hijo se frustra con una actividad no debo ofrecérsela?

Si se frustra con una actividad o juguete y has probado ya los anteriores consejos, hay dos cosas que tienes que tener en cuenta.

  1. Tal vez no sea el momento para ella o él.
  2. Quizá no esté preparado aun.

Mi consejo es retirar unos días el juguete o actividad y volver a ofrecérselos en unos días, o semanas. Lo que consideres.

Se trata de ofrecer retos y objetivos alcanzables, no de crear inseguridades, o aversión.

¿Cómo evito su frustración ante cualquier circunstancia?

Quizá sea signo  de que el niño está sobre protegido en algunos aspectos. Conviene que reflexionemos sobre ello.

La respuesta muy clara. Dándole mayor autonomía y libertad en sus rutinas diarias. Para eso, hay que ponérselo fácil, adaptar un poco la casa para que pueda vestirse solito, para que pueda lavarse las manos, jugar, que pueda leer, o acostarse si tiene sueño.

El propio ambiente le ira planteando retos, aprenderá a superar dificultades sin frustración, a esforzarse, a disfrutar de sus logros…

Si a pesar d todo el niño sigue teniendo una tolerancia demasiado baja a la frustración puede que algún cuento relacionado con el tema le ayude.

¿Qué puedo hacer por el para ayudarle con estos sentimientos?

  • Acompañarle
  • Ponerte en su lugar
  • Mostrar comprensión, amor y cariño
  • Positivizar los fracasos como aprendizajes
  • No reírte nuca del niño ante una situación de frustración, por más ridícula que parezca
  • No sobreprotegerle
  • Darle autonomía y libertad con un ambiente adaptado y seguro
  • Plantearle juguetes y actividades apropiadas a su desarrollo e interés
  • Deja que se equivoque
  • Cultiva en el la paciencia, la calma. El juego del silencio.

Por último, no olvides que si el niño tiene autonomía y libertad, no debemos negarle nunca nuestra ayuda cuando no las pida.

La frustración no puede invadir al niño, de lo contrario entrara en una espiral de miedos, inseguridades…

Ante todo tiene que sentirse acompañado. Si nos pide ayuda tenemos que dársela bien indicándoles cómo hacerlo, o bien haciéndolo por él, si no es capaz.

Todos fracasamos alguna vez, todos nos equivocamos, pero la forma de afrontarlo marcara nuestra felicidad.

Fuente: Pequefelicidad

About Author

Related posts

RIESGOS DE CONSENTIR DEMASIADO A LOS HIJOS

En la mayoría de ocasiones consentimos al niño sin darnos cuenta de las consecuencias que esto tiene para los niños, a corto y largo plazo. En muchos momentos consentimos lo que consideramos cosas sin importancia, y que en ocasiones justificamos para evitar un berrinche y mantener la paz en...

Read More

Qué es educar en positivo a los niños

Para hablar de educar en positivo a los niños, tenemos que empezar por aclarar lo que no es. Educar en positivo no es evitar la palabra no, no es no poner límites a los niños, no es dejarles hacer lo que quieran. Educar en positivo es educar a los...

Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *