HAPPY KIDS TE ENSEÑA
GRUPO: ABEJITAS FECHA: 18 DE SEPTIEMBRE DEL 2020

En este trimestre el niñ@ evoluciona con rapidez, quiere ser mayor y por eso imita a las personas que lo rodean. Desea hacer todo solo, pero aún necesita ayuda. En ocasiones, esta dependencia le molesta provocando que estalle en comportamientos de terquedad y rebeldía, y en otros momentos le resulta cómoda. Por este motivo, es conveniente fomentar y reforzar la autonomía sin alargar los comportamientos dependientes más allá de lo necesario. Los refuerzos más efectivos son las alabanzas sinceras y los gestos efectivos.


Cuando llega el momento de vestirlo, animarlo para que colabore en vez de imponerlo; hay muchas prendas que puede quitarse y ponerse solo e intentara lograrlo, si sabe que obtendrá como recompensa una palabra de elogio. La progresiva autonomía a la hora de comer también le reporta satisfacción y placer por su propia valía, potenciando su autonomía. Puede participar en algunas actividades de la vida cotidiana del hogar, como ordenar y guardar juguetes, ayudar a colocar la ropa o los zapatos en el armario, llevar la ropa al cesto de la ropa sucia, pone y quitar algunos objetos de la mesa, etc. En el baño puede enjabonarse los pies, las manos y otras partes del cuerpo mientras el adulto las nombra, secar las mismas partes con la toalla, extender la crema para el cuerpo, etc.


No conviene hablar de los aspectos negativos de conducta con otras personas cuando esté presente.
El niñ@ entiende la conversación más de lo que parece y los comentarios negativos afectan a su autoestima. Sin embargo pueden observarse cambios muy positivos en su comportamiento y se alaban sus esfuerzos y logros cuando hay cerca otras personas importantes para él.


Los juicios de valor sobre su persona también son perjudiciales y afectan a la imagen que el pequeñ@ está formando de sí mismo. Su comportamiento y su persona son dos cosas diferentes: puede ser algo que está mal; pero eso no quiere decir que sea malo; si ensucia la ropa podemos decirle que tenga cuidado, pero no que es un niño sucio.


Así mismo podemos evitar comparar al niñ@ con otro niñ@, aunque sean hermanos cada persona es única e irrepetible, dispone de características propias, evoluciona y madura de forma diferente. Necesita sentir que se le comprende, se le acepta y se le quiere por como es, en ves por cómo nos gustaría que fuese.


La experiencia nos indica que es más positivo hacerle caso cuando su comportamiento es adecuado y por los pequeños logros, que por las conductas negativas. El niñ@ repetirá las acciones que provoquen el acercamiento del adulto y si para llamar la atención tienen que portarse mal, lo hará.

Cabe destacar que en este momento, cerca de los dos años de edad, pasa muchos ratos
jugando solo, sin embargo, es importante para fortalecer las relaciones que las personas
más cercanas jueguen con él. Construir con el torres, casa, puentes compartir cuentos
fotografías; jugar con la pelota, hacer rompecabezas, dibujar, amasar plastilina, etc. Son
actividades que le encantan y desea compartir con las personas de su entorno.


El lenguaje tanto comprensivo y expresivo, esta evolucionado con rapidez, es capaz de
comprender lo que escucha mucho más que de expresar lo que desea. Para estimular el
lenguaje, conviene hablarle de forma clara y sencilla habitualmente, nombrar los objetos
que se utilizan en las actividades cotidianas y los elementos que se observan durante el
paseo a pie o en coche, nombrar acciones y jugar a dramatizarlas, como: dormir, beber,
correr, saltar, etc.


Es importante dar respuesta a todas las preguntas, poner nombre a sus sentimientos y emociones, así como darle la oportunidad de ejercitar el lenguaje en todo momento repitiendo las palabras que pronuncia mal sin que sienta que lo están corrigiendo.
El niñ@ necesita que le ofrezcamos momentos de atención exclusiva, pero sin convencerle de que es el quien marca el ritmo de la actividad familiar.


Es importante resaltar que la sobreprotección y el autoritarismo la falta de autoridad y disciplina, etc. Pueden causar daños irreversibles en la inteligencia emocional del niñ@ sobre todo en los primeros años de vida, que es cuando se sientan las bases de la
personalidad y de la vida emocional futura.

Manuela Corrales Peral, Rosa María Peral,
Rosa María Iglesias Iglesias, Marisol Justo de
la Rosa, María Teresa Sánchez Cordero,
2009.de esta edición Editorial Luis Vives 2009

About Author

Related posts

SUGERENCIAS PARA LA FAMILIA

HAPPY KIDS TE ENSEÑAGRUPO: ABEJITAS FECHA: 30 DE OCTUBRE DEL 2020 El padre y la madre, junto a sus hijos forma una comunidad basada en un hogar común y las interrelaciones afectivas que establecen. Dentro de esta comunidad los principales educadores son los padres y las madres que se...

Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *